Mortalidad materna: prueba de inequidad