Un sobrevuelo al Cotopaxi alerta de nuevas amenazas