La respuesta siempre ha sido más impuestos