La Universidad de Gante ha producido las primeras cervezas a base de orina