En Ecuador sí hay tratamientos alternativos para la leishmaniasis