La economía ecuatoriana, según Zhu