Rousseff y la ubicuidad de las cosas