Assange, el huésped incómodo