El colgante de Kim Kardashian será clave para aclarar el misterio del robo en París