La historia de Dempsey y Krueger, pasaron de compartir el hígado al altar