Barcelona acaricia la copa del 2016, sin necesidad de jugar una final