LOADING

Type to search

Chapecoense

Juan Tibanlombo
La Conversación EC
miércoles, noviembre 30, 2016
¿Algo ha dicho el Gobierno de Ecuador sobre la tragedia del Chapecoense? ¿Algún pronunciamiento en la página web de la Cancillería o en la oficial de El Ciudadano sobre una desgracia de proporciones casi épicas, porque aún en la magnitud de esa desgracia hubo sobrevivientes? No, solo los discursos para enterrar a Fidel Castro en […]

¿Algo ha dicho el Gobierno de Ecuador sobre la tragedia del Chapecoense? ¿Algún pronunciamiento en la página web de la Cancillería o en la oficial de El Ciudadano sobre una desgracia de proporciones casi épicas, porque aún en la magnitud de esa desgracia hubo sobrevivientes? No, solo los discursos para enterrar a Fidel Castro en La Habana. Al parecer, no hay tiempo para otra cosa.

El mundo, no solo del deporte, amaneció conmovido el 29 de de noviembre, impactado. Un avión con todo un equipo, que había luchado por llegar a lugares estelares del fútbol, había desaparecido del radar. Era un grupo de futbolistas que viajaba con toda la ilusión de por medio para jugar uno de los partidos más importantes de su historia: su primera final de una Copa internacional, la Copa Sudamericana.

Las causas del accidente aún deben investigarse. Pero esta desgracia lo único que ha hecho es poner en el mapa del mundo a Chapecó, una ciudad de  210 mil habitantes del sur de Brasil que ahora llora. Una ciudad que el martes despertó con la noticia de que su equipó ya no estaba más. De que su equipo que el año pasado había logrado ascender a la serie A vio truncado un sueño, el sueño de miles de brasileños, porque su avión se había estrellado.

 

El Chapecoense era uno de los pocos clubes no endeudados de Brasil con una carrera meteórica, que lo era todo en Chapecó. Y por eso la desgracia se hace más insoportable en ese país. Y en el mundo. Este miércoles 30 de noviembre, a la hora en la que Chapecoense debía disputar la primera final de la Copa Sudamericana con el Atlético Nacional, en el Atanasio Girardot, los hinchas del equipo colombiano han sido convocados para llenar ese estadio con velas y así honrar a los jugadores del club brasileño, a cada una de las víctimas del accidente.

Mientras en La Habana seguirán los funerales de Fidel Castro.

Facebook Comments

Tags:

Temas relacionados