El Grammy Latino fue para Juan Gabriel, pero el presentador no sabía que había muerto