Emelec le amarga la fiesta de Barcelona y garantiza más estadios llenos