Ashley Graham: En un mundo alimentado por filtros, parece que mantenerse real está a la vanguardia