Barcelona solo disfruta el haberse llevado la Copa 15, tras el baño de gloria