Dinero electrónico, ¿el nuevo demiurgo ecuatoriano?