La Miss Canadá que revolucionó el concurso de Miss Universo