La paradoja de la Celac