La parte más complicada del Dakar tiene a Peugeot como uno de sus favoritos