La energía termoeléctrica permite cargar dispositivos móviles en autos