La deuda y la tecnología verde