Los deudores de buena fe podrían ser perdonados