Luna Tobar y Tódorov, los insumisos