¿Por qué vamos hacia la confederación de aplicaciones móviles?