¿Qué tan fácil es proteger los datos en la red?