Derek Walcott ha muerto en la isla de Santa Lucía, su eterno hogar