Esos atunes tan necesarios, ayer y ahora