LOADING

Type to search

Dos días claves para entender qué es la hormona del crecimiento y el factor del crecimiento

Jaime Guevara
Universidad San Francisco de Quito
miércoles, abril 26, 2017
Ecuador ha aportado mucho en los estudios de la hormona del crecimiento y el factor de crecimiento. Nuestras investigaciones están en las revistas médicas más importantes del mundo. También hemos sido entrevistados por ABC, NBC, National Geographic, Discover RT.

Hay muchas enfermedades relacionadas con el crecimiento de una persona que pueden aparecer desde muy tempranas etapas de la vida. De hecho, se pueden encontrar deficiencias de crecimiento en el momento mismo del nacimiento, así como posterior a dicho evento, en la niñez, la adolescencia y en la edad adulta…

Y aquello ocurre también cuando hay una deficiencia en la hormona del crecimiento, que es la responsable de que todas las personas crezcamos.

Una deficiencia en la hormona de crecimiento puede ser ocasionada por enfermedades genéticas, por enfermedades tumorales, por enfermedades invasivas, y por múltiples circunstancias misceláneas. También puede haber resistencia a la hormona del crecimiento por razones genéticas y por déficits nutricionales.

Las causas o los orígenes de una deficiencia o una resistencia a la acción de la hormona del crecimiento son de variada índole. Interesantemente, en el Ecuador existen muchos casos de resistencia a la acción de la hormona del crecimiento, también conocida como síndrome de Laron.

Este síndrome fue descubierto por Zvi Laron, que trabaja en la Universidad de Tel Aviv. El descubrió este trastorno en los años sesenta y lo describió en el Israeli Journal of Medical Sciences. Este problema es básicamente una resistencia a la acción de la hormona del crecimiento debido a una mutación en el gen del receptor de la hormona de crecimiento que está localizado en el hígado.

En el Ecuador, en un trabajo del Instituto de Endocrinología IEMYR al cual se sumó recientemente la Universidad San Francisco de Quito, hemos logrado documentar que un tercio de la población mundial con síndrome de Laron vive en las provincias sureñas de Loja y El Oro.

La hormona del crecimiento es secretada por la glándula pituitaria o hipófisis y desde ahí, circula en la sangre y se une a un receptor específico en el hígado y que es conocido como “Receptor de la hormona de crecimiento”.

El producto de la unión entre la hormona del crecimiento y su receptor es otra hormona, la cual se denomina Factor de Crecimiento Insulínico-1 (IGF-1). Este es un factor de crecimiento que va a los tejidos y hace que una persona pueda crecer. En ese sentido, el IGF-1 es el mediador periférico de la señal de la hormona de crecimiento.

El síndrome de Laron es una enfermedad que se hereda de manera autosómica recesiva. Eso quiere decir que tanto el papá como la mamá tienen que ser portadores sanos de una mutación genética y tener una dosis única de la misma. La persona afectada tiene una dosis doble de dicho trastorno. En consecuencia, en el 25% de los embarazos de esa pareja puede aparecer un niño con esa enfermedad.

Puesto que el Ecuador es uno de los lugares en los que más se ha trabajado en estos temas en el mundo, la Universidad San Francisco ha organizado, los días 2 y 3 de mayo del 2017, un seminario sobre las investigaciones sobre hormona y el factor de crecimiento.

La manera más simple de superar esa resistencia a la hormona del crecimiento es administrando el IGF-1, no la hormona del crecimiento, sino el IGF-1. Aquí en Ecuador hemos administrado con éxito a algunos pacientes este factor de crecimiento. En nuestras manos, produce buenos efectos. De manera adicional, hemos logrado descubrir que la mejor dosis para combatir el síndrome de Laron es menor a la que se usa en otros países.

Una característica de este síndrome es que aparece, por lo general, en pueblos pequeños y aislados, sin acceso de carreteras. En Ecuador apareció en pequeños pueblos del sur que, como vivían aislados, las circunstancias obligaban a que se produzca endogamia.

Recuerdo que cuando descubrí la existencia de este síndrome en Ecuador, por los años 1986-1987, me tomaba dos o tres días de viaje llegar a esos pequeños pueblitos de las provincias de Loja y El Oro. Ahora ya solo es cuestión de tomar un avión, llegar a Santa Rosa y llegar en una hora a Piñas.

También es cierto que ahora tenemos vías de acceso y muchas de las personas que vivían con el síndrome de Laron en esos poblados ahora viven en Quito, Guayaquil, en otras ciudades y aún en el extranjero.

Ecuador ha aportado mucho en los estudios de la hormona del crecimiento y el factor de crecimiento. Nuestras investigaciones están en las revistas médicas más importantes del mundo. También hemos sido entrevistados por ABC, NBC, National Geographic, Discover RT. Además, nuestros estudios han merecido la atención de más de siete mil periódicos en el mundo.

Los expertos del continente llegan a la Universidad San Francisco

Puesto que el Ecuador es uno de los lugares en los que más se ha trabajado en estos temas en el mundo, la Universidad San Francisco ha organizado, los días 2 y 3 de mayo del 2017, un seminario sobre las investigaciones sobre hormona y el factor de crecimiento.

Para este seminario vienen destacados profesores del extranjero que presentarán sus conferencias de elevado nivel, mismas que podrían ser presentadas en cualquier lugar del mundo. Adicionalmente, los profesores de la Universidad San Francisco vamos a presentar casos clínicos relacionados con esas ponencias; es decir, hemos diseñado este sistema en el cual se presenta una conferencia sofisticada y luego, se traslada los conceptos al estudio de un paciente. Eso le confiere versatilidad y claridad al tema. Obviamente, permite apreciar el principio científico que se encuentra detrás de una enfermedad de manera didáctica.

De manera tradicional, lo que sucede en los congresos es que viene un profesor y presenta un tema y la audiencia capta dicha esencia de manera abstracta. Es así como se aprenden los temas sofisticados y como se los actualiza. Esta vez, nosotros hacemos lo mismo; sin embargo, al final de cada uno de las conferencias, los profesores de la Universidad San Francisco presentarán un caso clínico que ilustre los conceptos vertidos en la ponencia, con el objetivo de combinar ambas cosas y lograr una mejor comprensión.

En todo caso, lo único que importa en el mundo no es lo que el profesor pueda saber sobre Medicina, Endocrinología, etc. sino más bien: Qué se puede hacer por los pacientes.

Estas conferencias en la Universidad San Francisco, debido a sus características, van a ser retransmitidas prácticamente a todo el mundo. Es un congreso abierto a cualquier persona. Por supuesto que, como docentes, nuestro principal interés son los estudiantes y los doctores jóvenes; sin embargo, el objetivo es que cualquier persona con conocimientos elementales de Medicina pueda comprender la temática abordada.

En el año 2015 hicimos una conferencia similar con especialistas europeos y americanos, ahora lo vamos a hacer solo con expertos del continente. La compañía que nos concedió un fondo educativo para hacer nuestro evento es Pfizer, quien además, ha invitado para que asistan, en calidad de oyentes, a 27 endocrinólogos pediatras de toda Sudamérica.

Facebook Comments

Tags:

Temas relacionados