LOADING

Type to search

La inspiración de Messi que enmudeció al Bernabéu, en un partido colosal

Redacción
La Conversación EC
domingo, abril 23, 2017
A los 40, Marcelo tiró un centro desde la izquierda y James Rodríguez, recién ingresado al partido, la tocó para desconcertar a Ter Stegen y así anotar un empate que se festejó con todo en el Bernabéu.

El argentino, en un colosal partido, decidió el clásico en el último minuto. Fue un partido cumbre, definido por un futbolista cumbre, desestabilizador, resistente ante los golpes, sin una sola protesta pese a jugar ensangrentado, y goleador. Messi acabó lo que empezó, se lanzó a por los minutos que solo celebra el Bernabéu para sumirlo en el silencio de los camposantos, reseña diario El Mundo.

La primera imagen del partido mostró a un equipo local más incisivo, presionando y complicando de entrada. Al minutos, Cristiano Ronaldo se dejó caer en el área tras una patada de Samuel Umtiti, pero el árbitro no compró. Unos segundos después, Modric llegó al fondo y tiró un centro bajo, pero nadie la supo empujar. Mejor el Real en el arranque, destaca Clarín.

El argentino puso en riesgo a Casemiro, empató tras el gol del brasileño, provocó la expulsión de Sergio Ramos y cerró al victoria, antes de dirigirse a la grada. Había soportado una persecución dura, incluso un codazo que le hizo sangrar y jugar con un pañuelo entre los dientes durante muchos minutos.

Cuando Barcelona logró salir del fondo y cruzar la mitad de la cancha, casi llega de contra el primero del merengue, con un remate desde lejos de Cristiano que controló Ter Stegen. La primera de la visita llegó a los ocho minutos. Jordi Alba llegó hasta la puerta del área y sacó un derechazo que se fue desviado por poco. Con eso comenzó a crecer el Barcelona y con él, Lionel Messi. Casemiro se vio obligado a bajarlo de atrás, tras un lindo lujo del argentino. Fue amarilla para el brasileño. Más tarde, Marcelo también le dio al argentino: codazo al pasar.

El choque siguió teniendo la intensidad que merece el clásico. Hasta que llegaría el primer gol del partido. A los 27, Marcelo tiró un centro tras un despeje de un córner, Sergio Ramos entró por el segundo palo y tocó la pelota, que dio en el palo. El rebote quedó para Casemiro, quien anotó el 1-0 para el Real Madrid.

A los 32, Lionel Messi culminó con una buena gambeta dentro del área y una perfecta definición lo que había sido una triangulación de él con Sergio Busquets y Luis Suárez.

El empate le dio una inyección al Barcelona, que fue por más. Y a los 42 casi pasa al frente, después de un centro de Suárez para Jordi Alba, que el lateral no pudo meter dentro del arco.

El comienzo del segundo tiempo encontró a un Madrid frenético. Un centro de Asensio que Gerard Piqué cortó. Después, con otro, pero desde el otro lado, que nadie pudo empujar. Y más tarde con un remate de Tony Kroos que el arquero tapó cuando se metía junto al palo izquierdo. Karim Benzema cabeceó dentro del área chica y el alemán le impidió el gol casi de casualidad.

La reacción del equipo de Luis Enrique llegaría recién a los 10 minutos. Fue cuando Paco Alcácer, reemplazante del suspendido Neymar, llegó a rematar de derecha dentro del área, pero Keylor Navas controló sin problemas.

A los 21, Cristiano Ronaldo se lo perdió tras un muy buen pase de Asensio y a los 22, Suárez remató con poco ángulo y obligó a Navas a esforzarse para tapar el gol. A los 26, Ter Stegen le tapó un remate difícil a Asensio y un minuto después, Ivan Rakitic sacó un zurdazo espectacular que se coló junto al palo izquierdo de Navas. Golazo y 2-1 para el Barcelona.

Todo se iba a complicar más todavía para el Real Madrid a los 31 minutos. Sergio Ramos fue muy fuerte contra Messi, el árbitro lo vio y le mostró la tarjeta roja. Merecida tarjeta para el jugador que suele ser clave en los partidos importantes de su equipo.

Con el desconcierto del Madrid, Barcelona tuvo la chance de marcar el tercero. Piqué encontró la pelota en la puerta del área chica y quiso fusilar a Navas, pero el arquero le tapó lo que habría sido el gol que le pusiera el moño al partido.

A los 40, Marcelo tiró un centro desde la izquierda y James Rodríguez, recién ingresado al partido, la tocó para desconcertar a Ter Stegen y así anotar un empate que se festejó con todo en el Bernabéu.

El gol descolocó a los catalanes, que se durmieron pese al hombre de más. James tuvo otra chance para darle el partido a su equipo, pero Ter Stegen, de gran partido, evitó la caída.

Y cuando parecía que el empate se consumaba apareció Leo. A los 47, Messi entró al área, sacó un remate de zurda y convirtió el 3-2 que le dio el triunfo al Barcelona.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *