La violencia en los estadios debería ser abordada como un problema de Estado