LOADING

Type to search

Las claves de por qué el Riesgo País sí debe importar a los Gobiernos

miércoles, abril 26, 2017
El hecho de que no haya una certidumbre sobre las cifras y que en la parte política se enfrente una transición coadyuvó a aumentar la percepción de riesgo...

El Riesgo País se puede definir técnicamente como el riesgo al que está expuesto cualquier inversionista que decida comprar bonos o papeles de deuda de un Estado emitidos en los mercados internacionales. Es un tema muy relacionado con la soberanía y la situación económica de un país.

El Banco Central del Ecuador utiliza el índice EMBI de los países emergentes, que es calculado por JP Morgan Chase y en el que se incorpora la tasa libre de riesgo de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos.

Un ejemplo práctico, supongamos que los bonos libres de riesgo de la Reserva Federal de los Estados Unidos rinden el 4% y el EMBI del Ecuador alcanza los 900 puntos. Para que a un inversionista le resulte atractivo comprar esos papeles de deuda, la tasa de interés que debería ofrecer el Gobierno en los mercados de capitales debería estar sobre el 14 por ciento.

Mientras menor es el índice de riesgo de un país los papeles de la deuda se vuelven más atractivos para los inversionistas que simplemente no desean asumir mayores riesgos con sus capitales. Cuando mayor es la tasa, mayor es el riesgo que corre el inversionista de que un país no cumpla con los pagos.

Entonces ahí volvemos al concepto económico.

La metodología que se utiliza para medir el Riesgo País tiene algunos componentes. Está el índice político con un peso aproximado del 40 por ciento; el índice económico, con un peso del 25 por ciento; el índice de Solvencia, con un peso del 20 por ciento, y el índice de Liquidez que tiene un peso del 15 por ciento. Esa es la formulación general, pero dentro de esos índices existen algunas variables.

Los índices económicos y políticos, entonces, fueron los componentes que más pesaron en la subida del Riesgo País en Ecuador, eso básicamente porque hay un proceso de cambio de Gobierno y cualquier inversionista se pone nervioso ante un posible giro en las políticas y las reglas del juego.

En el riesgo político las variables que juegan mucho son el tipo de régimen, las crisis que puede haber en el Gobierno, la burocracia, la probabilidad de conflictos internacionales, la corrupción, las estructuras sociales…

El índice económico tiene que ver con la política económica, la dirección económica de un país, las estadísticas del empleo, el PIB, la inflación, la balanza de cuenta corriente. (…) En el índice de solvencia está el nivel de la deuda, el costo del servicio de la deuda, la estructura de la deuda.

En el índice de liquidez tenemos las reservas, las importaciones, las exportaciones, la utilización del crédito del Fondo Monetario Internacional, entre otras cosas.

Todos estos índices y sus variables tienen que ver con el Riesgo País que en Ecuador, desde marzo hasta abril 18, se ha ido incrementando. En marzo, por ejemplo, estábamos en 605 puntos y abril 18 ya había llegado a 726.

Febrero y marzo fueron meses electorales en Ecuador y todo se prolongó hasta el 2 de abril, el día de la segunda vuelta.

A eso se sumó el hecho de que todavía no teníamos cifras del primer trimestre económico de este año; es decir, no se podía hacer una proyección de la economía y tampoco saber cómo iba a comportarse, si iba a existir decrecimiento o no.
Eso hizo que la percepción de riesgo aumentara.

A la fecha, por ejemplo, si la tasa de los bonos soberanos de Estados Unidos está en un dos por ciento, el gobierno ecuatoriano, para volver a emitir deuda en el mercado de capitales, tendría que ofrecer una tasa de por lo menos el 14 por ciento si desea que sus papeles sean atractivos para los inversionistas.

El hecho de que no haya una certidumbre sobre las cifras y que en la parte política se enfrente una transición coadyuvó a aumentar la percepción de riesgo. Pero ahora que ya asuma el nuevo Gobierno y sepamos cómo se va a integrar su frente económico, puede ser que esa percepción aumente o disminuya.

Todos los índices contribuyen a mejorar o empeorar la percepción de riesgo. En el caso de Ecuador los índices de liquidez y solvencia fueron los que menos han influido porque aunque el Gobierno haya hecho una emisión de bonos a un alto precio no ha dejado de cumplir con los mercados.

El análisis siempre va en función de los papeles o la emisión soberana de deuda que pueda hacer el Ecuador.

Si los ingresos del Presupuesto del Estado del Ecuador, por ejemplo, dependen mucho del precio del petróleo, en el momento en que el precio baja el Riesgo País automáticamente sube, porque hay una percepción de que se puede llegar a un incumplimiento.

Hay países en la región donde el Riesgo País es muy bajo y pueden emitir papeles a una menor tasa, pero es por su estabilidad económica. En Chile, por ejemplo, si baja el precio del cobre igual su Gobierno está en capacidad de hacer una emisión de deuda con el cuatro hasta el seis por ciento y los mercados van a comprar esos papeles.

No es el mismo caso de Ecuador que con un riesgo tan alto tendría que emitir al 12 o 14 por ciento y eso solo significa un estrangulamiento de la economía en el futuro.

No es aconsejable emitir papeles con un Riesgo País alto, porque esos bonos tienen un rendimiento que Ecuador tendrá que pagar en el corto y mediano plazo a una tasa muy elevada.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *