Las lecturas sesgadas ante las lluvias