Ni la Bruja Verón salvó a Estudiantes de su derrota como local ante Barcelona