LOADING

Type to search

Dani Alves enloquece al Juventus Stadium con una volea mágica que vale la final

Redacción
La Conversación EC
martes, mayo 9, 2017
Al Mónaco volvió a costarle insinuar su potencial ofensivo. El joven Mbappé, la única nota positiva de los monegascos en este cruce, se topó con el palo a minutos de comenzar el encuentro. El árbitro, eso sí, había señalado fuera de juego.

El brasileño, Dani Alves, que ya ofreció dos asistencias en la ida, ahora ha brindado un gol a Mandzukic y ejecutado una gran volea para sepultar al Mónaco y llevar de la mano a la Juventus a la final de la Liga de Campeones de Cardiff, según reseña diario El Mundo.

Triple campeón de Europa con el Barcelona, Dani Alves firmó la semifinal soñada frente a un Mónaco que no pudo más que rendirse a la evidencia. El cruce le vino grande, estuviera o no Mbappé. Ya en la ida, el lateral brasileño brindó a Higuaín los dos goles del triunfo.

No contento con aquello, acabó por sepultar a los franceses en el Juventus Stadium. Primero, al brindar el tanto inaugural a un Mandzukic que remató en dos tiempos. El colofón estaba por llegar. Cayó del cielo un balón soñado después de que Subasic rechazara de puños un córner. Alves, que aguardaba su momento desde fuera del área, disfrutó como un niño al salir disparada su volea.

Mónaco, condicionado por la obligación de voltear un imposible, fue incapaz de soplar al mejor sistema defensivo del continente. Ver a Chiellini y Buffon abrazarse como si fuera el último día de sus vidas, cuando en realidad acababan de evitar un gol de Falcao, acercaba a la realidad de esta Vecchia Signora.

Al Mónaco volvió a costarle insinuar su potencial ofensivo. El joven Mbappé, la única nota positiva de los monegascos en este cruce, se topó con el palo a minutos de comenzar el encuentro. El árbitro, eso sí, había señalado fuera de juego. Quien lo intentó después fue Falcao.

De no ser por Subasic, la Juventus se habría ido al descanso con un buen puñado de goles a su favor.Con todo resuelto, y Allegri concediendo descansos -no fue el caso de Khedira, que sufrió una lesión muscular a los diez minutos-, la noche ya sólo se animaría en el último tramo.

Lo aprovechó Mbappé, quién si no, para marcar a Buffon el primer gol que encaja en estas eliminatorias de Champions (el tercero en 12 partidos del torneo). Luego llegaría el traicionero pisotón de Glik a Higuaín que el árbitro optó por obviar.

En Cardiff, y frente al vencedor de la eliminatoria que enfrenta al Real Madrid con el Atlético, tratará de confirmar semejante autoridad.

Tags:

Temas relacionados

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *