El fútbol en el Ecuador requiere un cambio generacional