El gabinete de Lenín Moreno tiene un matiz multicolor, pero hay que darle tiempo