El Gobierno vuelve a marcar distancias con su antecesor