El llanto del indigente de Manchester que vio morir a una mujer en sus brazos