El nuevo reto de Macron es dar forma y sentido al discurso proeuropeo