El presidente afgano califica la matanza en Kabul como crimen contra la humanidad