La Asamblea Constituyente de Venezuela es una gran farsa que no tiene sentido discutir