¿Lo que resta es no quedarnos callados?