Mourinho convirtió un fracaso en un triunfo con la conquista de la Liga Europa en Estocolmo