Rafael Lugo: Se puede perder la fe en las personas, en los países…pero no en la literatura