Entre Marx y dos economistas, ¿una práctica criminal o la justificación de un mundo violento?