La diplomacia en la era Trump: la única certidumbre es “Primero Estados Unidos”