La premier británica, sola y aislada, y al borde de la renuncia tras fracaso en las elecciones anticipadas