La salida del Acuerdo de París antepone el interés de los electores industriales de Trump a una decisión global