La soledad de Trump, la soledad de May